fbpx

10 tendencias de marketing digital 2020 ¡Apuesta por la tecnología!

Las tendencias de marketing digital 2020 vienen marcadas por los fuertes avances tecnológicos que se están dando en todos los campos, muchos de los cuales van a suponer un antes y un después en lo que hoy entendemos como marketing digital. Los cambios en el consumidor -como consecuencia de la nueva oferta tecnológica- y la pauta que vienen marcando las generaciones más jóvenes, nativas digitales, también van a propiciar que el escenario de la publicidad en Internet sufra importantes cambios.

Tecnologías al servicio del data, inteligencia artificial, tecnologías de reconocimiento de imagen, desarrollo de la publicidad programática, realidad virtual… son avances que van perfeccionándose poco a poco y que ofrecen unas posibilidades impensables hasta hace pocos años. Pero ya están aquí. Aprovechémoslas.

Es difícil que, de un año para otro, las tendencias en una disciplina como es el marketing digital sufran muchas alteraciones. Gran parte de los campos de actuación citados en este blog como tendencias en años anteriores seguirán teniendo vigencia en 2020, si bien su característica novedosa se ha disipado al normalizarse su adopción. Así, tendencias de años anteriores tales como el influencer marketing, el social o mobile commerce, el AMP o la analítica siguen teniendo un gran peso en las estrategias digitales de los anunciantes, a pesar de que en este artículo ya no las contemplemos. Por otra parte, volveremos a incidir en algunas tendencias citadas el año anterior, debido a la evolución que han experimentado a lo largo del último año. En este sentido, podemos citar la publicidad en aplicaciones de mensajería instantánea, el entorno de voz, image search y programática de vídeo (aunque en esta ocasión con el foco puesto en la televisión conectada). Pero entremos ya en materia y desvelemos cuáles, desde nuestra experiencia como agencia de medios digitales, consideramos que serán las tendencias de marketing digital para 2020.

Hombre caucásico, trabajo, lanzamiento Foto gratis

Social ads, la publicidad en redes sociales funciona

Las redes sociales ya no funcionan si
atendemos a su alcance orgánico. Todas, con Facebook a la cabeza, han aprendido
a sacar el máximo rendimiento a través de la publicidad. Para favorecer la
efectividad de los impactos, los medios sociales han desarrollado muchísimo sus
plataformas de gestión de anuncios, creando novedosos formatos y permitiendo
segmentaciones de gran precisión.

Por ejemplo, las segmentaciones en Facebook ads (También Instagram ads) hacen posible generar audiencias muy precisas. Existen más de 500 criterios de segmentación, así como la posibilidad de crear audiencias personalizadas o lookalike. Más allá de la orientación basada en datos sociodemográficos, Facebook permite segmentar por dispositivo de acceso, por tipo de conexión, por intereses específicos o por acciones en la web de la marca.

Poder ser tan preciso en la orientación de las campañas ofrece a las marcas un blanco mucho más fácil de alcanzar, lo que se traduce, inevitablemente, en un incremento de las conversiones y una mejora del ROI. Además, gracias a opciones como los dark post de Facebook o Instagram, los anunciantes pueden realizar test A/B con la finalidad de conocer qué contenidos o formatos son mejor aceptados por su audiencia objetivo.

También otras redes sociales como Twitter
ofrecen la segmentación por tipo de dispositivo o la creación de audiencias
personalizadas, así como segmentaciones por comportamientos, o intereses, por
seguidores o por palabras clave. Más allá de en las redes sociales
habituales, los social ads se abren camino en plataformas
emergentes como puede ser TikTok, la red social de moda entre los jóvenes y que
ya integra distintos formatos publicitarios, a pesar de que aún le queda un
largo recorrido hasta lograr sofisticar sus posibilidades de segmentación.

Sea como fuere, lo cierto es que la publicidad en redes sociales cada vez funciona mejor y que muchas marcas ya obtienen parte de sus ventas a través de ellas. Las claves, a nuestro entender, son tres: el incremento de la confianza de los consumidores a comprar a través de las redes sociales, la sofisticación de formatos y segmentaciones, y la mayor predisposición de los usuarios a realizar compras durante sus momentos de distensión y ocio. Por todo ello, conviene tener en cuenta los social ads como una de las tendencias de marketing digital 2020.

De ventas de comercio electrónico, compras en línea, marketing digital. compras en línea de teléfonos inteligentes isométricos. render 3d Foto Premium

Apps de mensajería instantánea para publicitar tu marca

Todos los ojos están puestos en el próximo
año desde que WhatsApp anunciara que comenzaría a incluir publicidad en 2020.
Aunque de momento es una incógnita conocer cuáles son los planes que Facebook
(dueño de la app de mensajería mayoritaria) tiene para rentabilizar WhatsApp a
largo plazo, por el momento han confirmado que la primera toma de contacto
con los anuncios se realizará en la sección de «Estados».

La clave estará en cómo incentivar que los
usuarios visiten este apartado, pues aunque Facebook ya cuenta con experiencia
en la red social matriz con un modelo exportado a Instagram, lo cierto es que
las características de WhatsApp hacen que se deban afrontar los anuncios de un
modo diferente. Esto quiere decir que su naturaleza de aplicación de mensajería
centrada en las comunicaciones privadas entre amigos y familiares no hace
posible incluir publicidad sin resultar intrusivo y desagradable. En el
caso de las redes sociales es más fácil integrar anuncios entre el contenido o
hacerlos aparecer en formato stories en la parte superior de
los fees.

Es por ello que WhastApp experimentará
con los anuncios en la sección de «Estados», a pesar del reto que entraña que
los usuarios visiten este apartado de manera regular. Cabe pensar que su larga
experiencia en promover el uso y adopción de nuevos formatos o extensiones en
otras redes llevarán al gigante tecnológico a encontrar soluciones que
incentiven las visitas a la sección de estados. No sabemos aún cómo lo hará,
pero tenemos claro que ya tiene un plan en mente.

Si nos fijamos en Facebook Messenger, apreciamos que dispone de distintos formatos publicitarios para impactar a los usuarios a través del chat, desde mensajes patrocinados, a mensajes enviados por marcas con las que el usuario ya había interactuado y tenía una conversación activa, pasando por los propios anuncios en Facebook que remiten a Messenger para solicitar más información. Al margen de los anuncios, las marcas pueden sacar rendimiento de estas aplicaciones de mensajería instantánea (y no sólo de WhatsApp, también de Facebook Messenger o Telegram) del mismo modo que se realizan campañas de e-mail marketing o SMS Marketing: creando una base de datos de suscriptores a los que enviar comunicaciones regulares y de valor. Varios son los ejemplos de marcas que han incursionado en estas plataformas con gran éxito. Entre ellas podemos citar a KLM Airlines o Hellmann’s, para tener una idea del nivel de anunciantes que han incursionado en el WhatsApp marketing.

Empresario sosteniendo la tableta y mostrando un holograma virtual creciente de estadísticas, gráfico y gráfico con la flecha hacia arriba Foto Premium

Mindful marketing: las personas y el
planeta, en el centro

El mindful marketing, o marketing
consciente, es, quizá, una de las tendencias de marketing digital 2020 más
transversales. Básicamente, consiste en que las marcas y sus productos tengan a
las personas y al planeta en el centro de su identidad. Desde la llegada del
2.0, las comunicaciones comerciales unidireccionales han ido desapareciendo
progresivamente, dando pasa a un nuevo modelo de marketing centrado en el
consumidor, un modelo que escucha lo que la audiencia tiene que decirle y
atiende a ello.

En este giro hacia procesos mas humanos
impera la búsqueda de la identificación con la marca. Es por ello que los
anunciantes se esfuerzan cada vez más en colocar a las personas y sus
necesidades en el centro de su estrategia, identificando qué es lo que funciona
y construir relaciones con el consumidor desde el conocimiento. En este punto
es donde cobra gran importancia la escucha social, que debe ser exhaustiva y
realizada a través de herramientas de monitorización que permitan obtener datos
relevantes.

Cada vez más los consumidores, sobre todo los más jóvenes, esperan que las marcas tengan una causa. Las nuevas generaciones están preocupadas por temas ambientales, políticos y sociales y respetan a aquellas marcas que llevan a cabo acciones comprometidas. Los consumidores son cada vez más conscientes de la responsabilidad que las empresas tienen en importantes asuntos globales, como la ecología y respecto al medio ambiente, la protección de los derechos sociales o laborales y el posicionamiento a favor de causas éticas de indiscutible valor. Ya no basta con ver el logo de una marca asociado al de una ONG, por ejemplo. Ahora lo que el consumidor espera es que las empresas actúen, que demuestren ese compromiso y que sus acciones de responsabilidad social corporativa sean sinceras. Y esa RSC debe impregnar también todos los productos que las marcas ofrecen. Una autenticidad de valores que estén alineados con un compromiso real que se traduzca en acciones. Lo que en Kanlli hemos venido a llamar «el marketing del plástico» es un ejemplo de ello, pero no es el único. El mindful marketing busca generar lealtad de los consumidores con la marca, independientemente de la causa o causas que se utilicen para lograrlo.

Maqueta de concepto de internet 5g PSD gratuito

CGC: el usuario como generador de contenido

Uno de los principales retos a los que se
enfrentan los anunciantes es al de impactar a los consumidores más jóvenes,
profanos, como son, ante la publicidad y el marketing tradicional. El
anuncio tal y como lo conocemos va a morir con la Generación Z, poco o nada
dispuesta a tolerar intromisiones, reyes de los adblockers, descreídos de
las bondades que las marcas predican de sus bondades. Los centennials son
nativos digitales y son, además, la generación de la crisis, lo que les ha
hecho crecer en un entorno enfocado al ahorro.

Formatos como el vídeo, opciones como la
publicidad nativa o contextual y estrategias de marca con el mindful
marketing del que hablábamos más arriba o las recomendaciones de los influencers perfilan
el futuro de la publicidad una vez que las anteriores generaciones dejen de
conformar el grueso de consumidores. Pero hay otro modo de llegar a ellos,
derivado de una de las características más significativas de los centennials:
por primera vez el usuario es el encargado tanto de consumir contenidos
como de generarlos.

Así, se impone lo que se conoce como CGC
(consumer generated content). Sí, el contenido generado por los propios
consumidores es una de las tendencias de marketing digital 2020 que los
anunciantes pueden comenzar a aprovechar. En este sentido, cada usuario sería
considerado un microinfluencer, con un radio de acción que trasciende a
sus propios seguidores en redes sociales.

El CGC puede ser entendido como el poso que
un consumidor deja tras su experiencia de usuario, una vez que comenta,
califica o hace una valoración (algo con lo que ya estamos más o menos
familiarizados) o ser entendido yendo un paso más allá: jóvenes consumidores
que (gracias a sus capacidades creativas y a las novedosas herramientas a las
que tienen cada vez mayor acceso) crean contenidos que comparten en redes
sociales como Snapchat o la exitosa TikTok.

El reto de las marcas pasa por pasar a formar parte de esos contenidos de algún modo, ya sea con afán de prescripción o simplemente por notoriedad de marca mediante diversos pretextos. Por poner un ejemplo, podemos citar a Donettes, quien llevó a cabo una campaña de CGC en TikTok proponiendo a los usuarios uno de los famosos challenges que tienen lugar en esta plataforma social.

Redes sociales y digitales en línea, sonriente mujer asiática con teléfono inteligente y mostrar icono de tecnología. Foto Premium

Experiencia de usuario, transversal a todas las tendencias de marketing digital

Las experiencias publicitarias no resultan
todo lo cómodas que deberían: mensajes irrelevantes, formatos intrusivos,
atentados a la privacidad y, sobre todo, muchos anuncios. Demasiados. Estos
hechos favorecen que, por una parte, los consumidores terminen aborreciendo la
publicidad y esquiven medios donde saben que la navegación es ciertamente
dificultosa y, por otra, que directamente corten por lo sano y comiencen a
hacer uso de los adblockers.

El problema de los bloqueadores de
publicidad ha sido abordado por distintos actores del mercado editorial y
publicitarios sin mucho éxito. La razón puede estar en que no se está luchando
contra el enemigo correcto: en lugar de demonizar los adblockers en
sí y tratar de neutralizarlos, tal vez la solución radique en atacar el
problema de raíz y comenzar a servir una publicidad que no moleste. Es más, que
resulte útil, relevante y atractiva.

La publicidad nativa, las experiencias
interactivas, inmersivas y recreativas parecen buenas soluciones en estos 
nuevos tiempos en los que el anuncio de toda la vida, las comunicaciones
unidireccionales que claman a los cuatro vientos las bondades de sus productos,
ya no funcionan. El consumidor ha cambiado y seguirá haciéndolo en los próximos
años, reclamando cada vez más una experiencia de marca, una identificación
con sus valores, simpatizar con ella porque lo que le ofrece tiene valor y
resulta relevante. Estamos inmersos ya en una nueva etapa en la que lo que
vende ahora son las experiencias.

Anuncios
personalizados para una publicidad relevante

En pro de una mejor experiencia
publicitaria por parte de los usuarios, cabe dedicar una apartado específico a
la personalización de los anuncios. Las posibilidades que nos brindan hoy la
tecnología y el data hace posible conocer con un elevado índice de detalle a
cada usuario, y servirle aquella publicidad que sea afín a sus gustos,
intereses y necesidades, experiencias dinámicas creadas a partir de un uso
predictivo de los datos que deriven en anuncios como trajes a medida.

El marketing contextual ofrecerá
información de valor en tiempo real, atendiendo al contexto y necesidades
concretas de un individuo en un determinado momento o lugar. Así, datos como su
geolocación, cruzados con otros como intereses, historial de navegación o
historial de compras, ayudarán a impactar con comunicaciones mucho más
certeras, incrementando notablemente las conversiones y, por tanto,
mejorando el ROI.

La publicidad personalizada se encuentra
con el freno de la privacidad. Los individuos no siempre están dispuestos a
ceder según que datos personales o información privada. Aún así, gran parte de
los consumidores declara tener interés en una mayor personalización de los
anuncios. Es cuestión de tiempo que comiencen a ceder terreno, una vez que
comprendan que la relevancia y utilidad en la publicidad sólo les llegará
cuando estén dispuestos a facilitar información sobre ellos.

Es probable que la adopción masiva de asistentes virtuales y televisión conectada limen bastante esta reticencia a renunciar a la privacidad, pues se trata de tecnologías que destacan por funcionalidades que no son capaces de operar si no es a costa de los datos e información facilitada por los usuarios. Al igual que ha ocurrido con los teléfonos inteligentes, favorecerán que el consumidor renuncie a una cosa para obtener otra. La conveniencia siempre ha sido el arma más disuasoria contra la defensa de la privacidad.

Bangkok, tailandia - 21 de octubre de 2019: mujer que sostiene la mano y está presionando la pantalla de facebook en la tableta digital de apple, las redes sociales están utilizando para compartir información y redes. Foto Premium

Skills: sacando rendimiento a los asistentes de voz

Aunque lentamente, los asistentes virtuales
evolucionan cada día. No en vano, su característica principal es el aprendizaje
con el uso. Sin embargo, más allá de las funcionalidades básicas como el
control de la domótica, las compras mediante una orden de voz o la activación
de servicios como el de escucha de música, resolución de consultas básicas, información
meteorológica o envío de mensajes, se abre ante nuestros ojos un mundo
inexplorado, un terreno abonado en el que crecerán más fuertes aquellos
que lleguen primero.

El camino que las marcas deben seguir en el mundo de los asistentes de voz pasa por el desarrollo de skills. Las skills serían a los asistentes virtuales lo que las aplicaciones a los smartphones, lo que nos hace darnos cuenta de su importancia como herramienta para estar en contacto con el consumidor. Esa es la única vía: ofrecer algo que resulte de utilidad, que guarde relación con tu marca y que se desarrolle con una estrategia detrás, ya sean ventas o reservas (como podría ser el caso de una aerolínea o un restaurante) o sólo branding. Lo importante es tener claro qué se persigue y cuánto de valor hay en lo que ofrece la skill.

Hay que tener en cuenta que las skills,
al igual que las app, deben descargarse y, por lo tanto, ocupan memoria en
el dispositivo. Esto significa que el usuario tendrá que elegir entre un puñado
de skills, por eso es importante el ofrecimiento de valor, pero
también lo es llegar el primero en nuestro campo y favorecer su uso. Si se
hace demasiado tarde, la competencia será tan feroz que resultará muy difícil
destacar. Fijémonos en las barbas del vecino: sólo en Google Play existen unos
nueve millones de apps, mientras que un usuario de smartphone tiene
instalada una media de 24 aplicaciones.

Las marcas de gran consumo ya están comenzando a incursionar en este ámbito. Por ejemplo, Norit, dispone de una skill en Alexa para asistir en el lavado de la ropa. A través de ella se dan consejos y recomendaciones sobre cómo hacer la colada o atiende consultas acerca del tipo de prensas y tejidos. Este es el modo en que la marca de productos de higiene busca el acercamiento con los consumidores a través de una propuesta de valor. Así las cosas, las marcas que deseen tener presencia en un entorno de voz deben actuar con rapidez y sumarse a una de las más importantes tendencias de marketing digital 2020, y que seguirá siéndolo en años venideros aunque con menos posibilidades de éxito.

Apuesto hombre de negocios asiático utilizando reconocimiento facial Foto Premium

Tecnología de reconocimiento de imagen en las búsquedas

Ya sea algo presente en nuestro entorno que
fotografiamos con el móvil o a una imagen obtenida a través de Internet, la
tecnología de reconocimiento de imágenes permite localizar elementos en
Internet a partir de una imagen preexistente. El reconocimiento de
imágenes tiene una incidencia directa en e-commerce, ya que el uso principal en
el ámbito comercial es localizar productos del mundo físico que se encuentren a
la venta online.

Google Lens es una tecnología de reconocimiento de imágenes que evoluciona favorablemente y que puede ayudar a los usuarios a realizar búsquedas genéricas (por ejemplo identificar un insecto o un monumento) pero también búsquedas con una finalidad de compra. El gigante el e-commerce, Amazon, dispone también de una funcionalidad que identifica productos y muestra si están a la venta en el marketplace, preparada para el visual search.

Por su parte, Pinterest Lens ya es
capaz de reconocer 2.500 millones de objetos de moda y hogar. Desde su
lanzamiento en 2017, coincidiendo con el cambio de posicionamiento de Pinterest
de red social a plataforma de descubrimiento enfocada al e-commerce. Según un
estudio independiente encargado por Pinterest, el 80% de sus usuarios de
Pinterest realizan búsquedas visuales cuando compran, y el 61% asegura que esta
funcionalidad mejora su experiencia. Tener presencia en Pinterest es altamente
recomendable, ahora que ya tiene la fortaleza de un marketplace y que
permite realizar las compras desde la misma plataforma.

El aprovechamiento de estas tecnologías de reconocimiento de imagen es necesario por parte de aquellas marcas que vendan online, y el trabajo que se debe hacer pasa por la optimización de las imágenes que se incluyen en las fichas de producto: calidad, visibilidad y diversidad de perspectivas, a fin de que la tecnología aumente las posibilidades de reconocimiento a partir de una imagen subida por un usuario, que puede estar realizada desde cualquier ángulo.

Tv en el gabinete en la moderna sala de estar con planta sobre fondo de pared blanca. Foto Premium

Publicidad en televisión conectada, una tendencia de futuro

La televisión lineal, tal y como la
conocemos, se enfrenta al principio del fin. Los usuarios, sobre todo los más
jóvenes, han migrado a otras plataformas para el consumo de contenidos
audiovisuales: teléfonos, tabletas, vídeo bajo demanda o televisión
conectada están cambiando los hábitos y el modelo. En ese sentido, conviene a
empezar a pensar en la publicidad en televisión conectada, una alternativa que,
aunque en desarrollo, reúne ya todas la efectividad de la publicidad en
televisión y las ventajas de la publicidad digital.

La publicidad en televisión conectada pasa por la compra programática, a fin de poder servir a cada usuario, en tiempo real, anuncios o sugerencias comerciales adecuadas a sus gustos, necesidades y realidad presente. El problema es que aún tiene carencias, como la falta de inventario o la ausencia de estándares para la medición, pero conviene contemplarla como una de las tendencias de marketing digital 2020, pues se espera que éste sea el año de su despegue. Televisión conectada y vídeo over-the-top (OTT) no debe confundirse, ya que éstos últimos son vídeos que pueden servirse en cualquier plataforma, sea o no televisión conectada.

El pasado año nos referíamos al vídeo programático como una de las acciones publicitarias más interesantes en 2019, y no a la ligera: las estimaciones apuntan a que, finalizado este año, casi un 50% del gasto programático en Estados Unidos habrá ido a vídeo, frente a las estimaciones del 2,5% en televisión programática. De cara al próximo año, esta cifra asciende al 6,8%. Aún no es una cuota significativa, pero conviene que los anunciantes comiencen a familiarizarse cuanto antes con este formato, ya que se prevé un ascenso meteórico ligado a la adopción de los smart Tv y al desarrollo de la industria programática en el inventario de televisión.

La publicidad en televisión conectada tiene grandes ventajas, como la posibilidad de realizar orientaciones muy específicas, mediciones de gran precisión, automatización, posibilidad de sincronizarla con las campañas digitales o alcanzar a la audiencia más joven.

https://www.youtube.com/watch?v=NOGnzfcgQdo&feature=emb_title
La organización benéfica internacional de desarrollo ActionAid lanza un anuncio provocado por la lluvia en la pantalla de One Piccadilly de Storm para enviar un poderoso mensaje sobre la pérdida de la infancia debido al cambio climático en Bangladesh.

DOOH: el marketing digital 2020, a pie de calle

Finalmente, no podemos dejar de citar la
publicidad digital exterior como una de las tendencias de marketing digital
2020 más interesantes y llamativas. Si hay un tipo de publicidad que podamos
entender como realmente futurista, es el DOOH (digital out of home). Las
marcas se relacionan con los clientes desde pantallas digitales interactivas,
que, en el caso de que estén conectadas con compra programática, adecuarán sus
mensajes al contexto y al usuario.

Gracias al geofending y a la ubicación proporcionada por los teléfonos móviles, las pantallas de publicidad digital exterior conectadas a Internet recibirán información a tiempo real de los transeúntes, haciendo posible reconocer sus perfiles como consumidores y hacer ofertas adecuadas a sus gustos y necesidades. Prestigosas marcas como Toyota o British Airways ya han protagonizado llamativos casos de éxito en DOOH marketing, usando el data en relación a factores ambientales.

A pesar de que el inventario, en este caso,
aún es muy escaso en nuestro país, en las principales ciudades ya existen
pantallas digitales capaces de soportar esta tecnología. Ser de los
primeros en incursionar nos dará la ventaja de la visibilidad de marca, al
tratarse de acciones muy novedosas y llamativas. No en vano, se estima un
crecimiento del 10% interanual en Estados Unidos en los próximos cuatro años.
Además, la publicidad DOOH permite mediciones precisas y la posibilidad de
integrarlo en campañas digitales.

¿Qué tendencias
de marketing digital 2020 necesita mi marca?

No hay una solución común para todos. Cada
anunciante o marca necesita un plan de marketing digital diseñado a medida, a
la medida de sus objetivos anuales. En nuestro artículo sobre tendencias de
marketing digital 2020 hemos hecho una enumeración de aquellas prácticas que
están despuntando y nos permitirán diferenciarnos como marca, pero eso no
quiere decir que haya que ponerlas todas en práctica.

Cada anunciante debe valorar en cuáles
le interesa incursionar, también en función de su presupuesto. Por ejemplo, si
una marca suele contemplar la compra programática dentro de su plan de medios,
podría dar el salto y probar con la publicidad en televisión conectada. Si, por
el contrario, tiene pensado realizar una gran acción publicitaria en digital,
puede incluir en su idea la digital exterior.

Quizá quien se centre en branding no
necesite invertir en social ads, y aquel que no tiene e-commerce puede
prescindir del reconocimiento de imagen. Lo que sí está claro es que todos
deberíamos tener en cuenta la experiencia de usuario, la personalización
de los anuncios y el mindful marketing, ya que se trata de
disciplinas transversales y son la pauta que marca el consumidor. ¿Tienes
alguna tendencia más en mente que quieras aportarnos? ¡Déjanos un comentario!

Clockwork Crossmedia Agency es una agencia de medios digitales que pone al consumidor en el centro y le influencia a través de la estimulación, la socialización y la trasformación. ¿Necesitas un plan de marketing 2020? Contacta con nosotros. 

WhatsApp chat